Remedios Caseros

Remedios caseros para las várices

Las várices son una anomalía que suele presentarse más que todo en las mujeres que entran a una edad adulta, aunque los hombres también pueden padecer de este mal. Suelen heredarse o aparecer por otros factores, como por ejemplo, problemas de circulación, lo que incide directamente en el paso de sangre por los vasos sanguíneos, obteniendo como resultado la obstrucción de los mismos. Es de vital importancia prestar atención al tamaño de las venas y a la hinchazón que estas puedan ocasionar, sobre todo en la parte baja de la pierna y el pie, ya que dependiendo de la gravedad de los síntomas, lo recomendable es acudir a un especialista.

Sin embargo, las várices pueden tratarse con ciertos remedios y tratamientos caseros, que si bien no quitarán el problema permanentemente, si aliviarán la hinchazón y mejorarán poco a poco la circulación sanguínea.

Aplicar vinagre de manzana

Usado para aliviar y tratar muchas afecciones, el vinagre de manzana es de los productos naturales más efectivos para mejorar las várices. Posee una infinidad de minerales como calcio, fósforo, potasio, entre otros, que en conjunto generan propiedades curativas increíbles.

La idea de este truco o remedio casero, es realizar leves masajes en el área afectada, por supuesto haciendo uso del vinagre de manzana. Puede ponerlo en práctica durante cualquier hora del día, pero lo recomendable es hacerlo antes de dormir, ya que su cuerpo estará en reposo y sentirá más relajación muscular.

Aplicar jugo de limón, aceite de oliva y ajo

La combinación de estos tres ingredientes resulta ser una maravilla para aliviar los dolores y mejorar el aspecto de las várices; es bien sabido que el ajo trae consigo muchos beneficios, al igual que el aceite de oliva, que en este caso actúa como antinflamatorio, y el limón, pues es rico en vitaminas y minerales, funcionando muy bien como complemento.

Necesitas poca cantidad de cada uno; unos 4 dientes de ajo, el jugo de un limón y 3 cucharadas de aceite de oliva. Lo siguiente será mezclarlos, hasta que todo esté bien integrado (los ajos triturados), se deja reposar la mezcla por un día, y listo, a guardar, hasta que sea el momento de aplicar el producto en la zona afectada, haciendo suaves masajes.

Aplicar té de manzanilla

Es uno de los remedios más económicos y beneficiosos para mantener las piernas saludables, tan solo es cuestión de tiempo para que note las mejorías y pueda sentir el alivio de los dolores y molestias. Para aplicar el té, puede usar un algodón o pañito; además, si quiere potenciar su efecto, puede combinarlo con unas cucharaditas de vinagre de manzana, si se tiene a la mano en el momento.

Aplicar jugo de tomate

El tomate es considerado como un buen aliado para el cuidado de la piel, aunque no suela usarse mucho con este fin. Para sacarle provecho, debe licuarse y aplicarse (de 2 a 3 veces al día, por 2 meses) la pasta resultante en el área a tratar, creando entonces una rutina diaria que de ser cumplida rigurosamente, surtirá efecto, reduciendo la hinchazón de las venas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *