Remedios Caseros

Remedios caseros para la tos seca

Son muchas las cosas que pueden influir para que se genere una tos seca, ya que la mayor parte del tiempo estamos en contacto con el medio ambiente, que de por sí, alberga cientos de microorganismos y partículas que entran en nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta siquiera, causando malestares de este tipo, que aunque no tienen mayores efectos, pueden producir bastante estrés e irritación. Lo importante es actuar rápido y tomar las medidas necesarias para atacar el problema, por esa razón, en esta sección te facilitamos algunos de los remedios caseros que puedes utilizar para curar los malestares de la tos seca sin necesidad de tener que correr a la farmacia.

Ingerir jarabe de menta y jengibre

El jengibre siempre ha sido muy versátil, sobre todo si se trata de aprovechar sus propiedades curativas, la menta por otro lado aunque suele usarse para dar un toque refrescante a las bebidas, también se le conoce por estimular la circulación de la sangre, reducir la inflamación y aliviar el dolor, lo que en este caso viene muy bien ya que precisamente la tos seca provoca que la garganta se irrite y se hinche.

Este jarabe puedes guardarlo por meses y, para preparar una buena cantidad solo debes tener a la mano de 2 a 3 cucharadas de jengibre rallado, aproximadamente 4 vasos de agua, una pequeña porción de menta seca y una taza de miel. Lo siguiente será, dejar hervir el agua junto con el jengibre y la menta; una vez que la mezcla esté tibia se puede agregar la taza de miel y revolver hasta que todo se vea homogéneo. Lo ideal es tomar entre una y dos cucharadas diarias.

Ingerir ajo

Aunque estés acostumbrado a usar el ajo para dar sabor a los alimentos, debes saber que esta hortaliza es de gran utilidad para tratar ciertos malestares, en el caso de la tos seca sólo es necesario tener a la mano un diente de ajo e ingerirlo sin necesidad de masticarlo, tan solo tragarlo. Verás que esta es la manera más efectiva de aprovechar sus propiedades. Aunque su sabor es muy fuerte y puede generar malestar estomacal, vale la pena intentarlo. Actúa como antibiótico y antiinflamatorio.

Hacer gárgaras de agua y sal

Esta es una opción muy práctica para combatir las incomodidades de una tos seca, simplemente mezclas en un vaso, agua, con una cucharadita de sal, y listo, a hacer gárgaras por unos 3 minutos, puede ser en la mañana y en la noche. La ciencia está en que la sal produce efectos antiinflamatorios que alivian el dolor y reducen el malestar.

Inhalar vapor

Considerado como uno de los remedios caseros más útiles y por lo tanto de los más usados en los hogares, suele implementarse para combatir diferentes malestares como la gripe, la tos seca y entre otros. Consiste en calentar una olla con agua, y luego aspirar el vapor continuamente, haciendo pequeñas pausas y procurando estar a una distancia considerable de la olla por precaución. Definitivamente te aliviará y ayudará a expulsar cualquier flema o mucosidad acumulada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *