Remedios caseros para la laringitis
Remedios Caseros

Remedios caseros para la laringitis

Remedios caseros para la laringitis, ronquera, dolor de garganta, irritación e inflamación, suelen ser algunos de los síntomas que tienden a manifestarse cuando se sufre de Laringitis. Resulta ser una afección verdaderamente estresante, ya que dificulta hacer cosas tan cotidianas como el hablar y el comer, que prácticamente son actividades vitales para sobrellevar el día a día.

Su nombre evidentemente nos indica que todo ocurre en la Laringe; parte del aparato respiratorio situada entre la faringe y la tráquea, y en la mayoría de los casos es causada por una infección en la zona, o algún esfuerzo vocal. Sus tratamientos son muchos, así como puede aplicarse la medicina tradicional, también la naturista, con ayuda de algunos trucos caseros que te aliviarán en tan solo unos días, y que a continuación describiremos.

Gárgaras con agua y sal

Puede que no sea muy ameno para ciertas personas aplicar este truco, pero tampoco es tan desagradable como parece; de hecho, el aplicar gárgaras de agua salada para reducir la inflamación e irritación de la garganta ha pasado de generación en generación desde tiempos remotos, gracias a su efectividad y a que tan solo es necesario tener a la mano un vaso de agua y un poco de sal; sencillo y muy económico.

Entonces, lo primero será mezclar media cucharadita de sal en un vaso con agua (250ml), diluir bien y hacer las gárgaras por unos 3 minutos o un poco menos. Debes realizarlo dos veces al día durante siete días aproximadamente.

Gárgaras con sidra de vinagre de manzana

El vinagre de manzana es otro de los remedios caseros para la laringitis porque es un producto que contiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, lo que significa que una vez aplicado, actuará directamente contra el virus o bacterias que causaron la infección.

La idea de este truco es, realizar gárgaras con el vinagre unas dos o veces al día como máximo, procurando mezclar un vaso con agua y una cucharada de vinagre, ni más ni menos, por cada sesión.

Ingerir ajo con miel

Sabemos que esta combinación es algo inusual, pero te aseguramos que te ayudará con tu problema de Laringitis. El ajo es bien conocido por todas las propiedades que puede aportar con ingerir tan solo un poco de él; es antiinflamatorio, antibacteriano, antiviral, estimulante sanguíneo, en fin, entre muchas otras cosas, entonces viene la pregunta ¿cómo no confiar en él?

La miel, por otro lado, siempre se ha utilizado para aliviar la tos, en términos generales, para aliviar la inflamación y el dolor de garganta. Al igual que el ajo actúa como antiinflamatorio y potencial antibacteriano, por lo tanto la combinación de ambos causaría una doble acción.

La dosis recomendada es, un diente de ajo (triturado) por cada cucharada de miel, dos veces al día, durante el tiempo necesario.

Respirar vapor

La humedad puede ayudarte a aliviar el dolor y ardor de la garganta. Es un truco muy utilizado que actúa de manera inmediata y te hace sentir mucho mejor. Puedes utilizar un humidificador, nebulizador o lo que sea más accesible para ti en el momento; una ducha con agua caliente por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *