Remedios Caseros

Remedios caseros para la fascitis plantar

Todo empieza con leves dolores en la planta del pie, englobando la parte del talón en su gran mayoría, este síntoma poco a poco es acompañado por una sensación de tensión y rigidez, que cada vez se hará más aguda e intolerable, sobre todo para caminar.

La fascitis plantar es considerada como una de las afecciones más incomodas y difíciles de sobrellevar, debido a que suele dificultar la realización de ciertas actividades cotidianas que ameriten que estemos de pie. Sus causas son muchas, sin embargo las más frecuentes son: utilizar calzados incómodos, malas posturas, problemas de circulación, entre otras. Por suerte, hoy en día existen tratamientos caseros que pueden ayudarnos a superar este tipo de traumatismos, aunque es importante mencionar que se debe tener paciencia y mucha constancia para ver buenos resultados.

Remojo en manzanilla y menta

Estos dos elementos resultan de gran ayuda como antiinflamatorio y por lo tanto contribuyen al mismo tiempo a que haya una buena circulación en la zona afectada, reduciendo el dolor y la sensación de rigidez. Para utilizarlos en el tratamiento de la fascitis plantar, solo necesitas poner a hervir un poco más de 1 litro de agua, agregar unas pocas hojas de menta y 4 cucharadas de manzanilla; sumerges los pies por media hora, durante aproximadamente 6 a 8 días.

Masaje con aceite de coco

El aceite de coco tiene muchas ventajas; aunque generalmente es utilizado en la parte estética, muchos lo implementamos para sacar provecho a sus propiedades curativas y relajantes. Por ejemplo, si se aplica durante un buen masaje puede llegar a estimular la circulación y relajar los músculos; justo lo que buscamos en estos casos.

Aplicar hielo

No hay nada más efectivo que aplicar un poco de hielo sobre un área inflamada. De hecho como es bien sabido, esta es una técnica que se ha puesto en práctica durante mucho tiempo en el ámbito deportivo. Donde suelen haber muchas lesiones.

Puedes envolver un poco de hielo con un paño y luego colocarlo justo en la zona afectada durante unos 15 a 20 minutos; verás como se calma el dolor y baja la hinchazón.

Remojo en sales de epsom

Sumerge los pies por no más de 30 minutos diarios en 1 o 2 litros de agua caliente. Mezclada con aproximadamente 3 cucharadas de estas sales. Actúan como antiséptico y antiinflamatorio, lo que te garantizará que en unos días hayan desaparecido las molestias de la fascitis plantar.

Ejercicios

El ejercicio siempre será un buen aliado para mantener el cuerpo saludable, por eso es recomendable que si sufres de esta molesta afección, empieces a crear una rutina diaria de ejercicios que ayuden a activar los músculos del pie, como el tendón de Aquiles y los músculos de la pantorrilla.

No necesitar disponer de implementos deportivos, sólo necesitas tener una buena actitud y utilizar todo lo que esté a tu alcance para empezar. Estando de pie y con la ayuda de una pared, puedes realizar estiramientos de pantorrilla y de talón; también estando sentado puedes realizar ejercicios muy útiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *