Remedios Caseros

Remedios caseros para la congestión nasal

Más allá de causar molestia e incomodidad, la congestión nasal es un problema que si no es bien tratado puede prolongarse y volverse verdaderamente intolerable, ya que provoca irritación, picor e hinchazón por la obstrucción de mucosidad, síntomas que suelen causar mucho estrés sobre todo por las noches, cuando se quiere conciliar el sueño y en ese caso será importante buscar la forma adecuada para dormir, procurando que las fosas nasales no se obstruyan más de lo que ya están.

Hay muchos factores que pueden afectar la salud nasal, desde el humo del cigarrillo, hasta el estar expuestos a cambios bruscos de clima, por ejemplo pasar del frío al calor o viceversa; por supuesto esto dependerá de la persona y de qué tan vulnerable sea.

Aun así, no está de más conocer algunos trucos o remedios caseros muy útiles y fáciles de hacer, que nos ayudarán a aliviar la congestión de manera eficaz.

Inhalar vapor

Este es uno de los métodos más prácticos para mejorar la congestión nasal; es pasado de generación en generación por su efectividad y, básicamente consiste en inhalar el vapor que desprende el agua caliente, en este caso se puede poner a hervir una olla con agua, luego de esto, lo recomendable es acercarse a la misma y colocarse una toalla sobre la cabeza, de forma que recoja el vapor y lo concentre en el área de la cara, procediendo a inhalarlo, respirando profunda y lentamente; es importante no acercarse demasiado a la olla para evitar quemaduras, y procurar que el agua esté a una temperatura aceptable. Tomar una ducha con agua caliente también es una buena opción, así como el uso de humidificadores dentro del hogar, que se encarguen de aportar humedad al ambiente.

Lavado con Solución salina

Su función es la de humidificar y a la vez despejar las fosas nasales, retirando toda la mucosidad. Para prepararla sólo necesitas tener a la mano media cucharadita de bicarbonato, una cucharada de sal marina y suficiente agua destilada para mezclar todo; lo siguiente será hacer un lavado directamente a las fosas nasales, generalmente se usa una jeringa, para aplicar con presión el chorro de solución. Este es un proceso que debe hacerse diariamente para ver los resultados.

Ingerir jengibre

El jengibre es utilizado para muchas cosas gracias a sus propiedades naturales, ya que tiene efectos antiinflamatorios y antivirales, causando alivio y mejora a la congestión nasal por ejemplo.

Aunque su sabor es un poco fuerte, es tolerable si se mezcla con otros alimentos que consumamos en el día, colocándolo en pequeñas porciones. También es recomendable ingerirlo en una infusión, que a su vez pueda combinarse con otros ingredientes como la miel de abeja, que le otorgará un rico sabor sin contrarrestar sus efectos.

Tomar vinagre de manzana

Ayuda de manera considerable a aliviar la congestión; tan solo se deben mezclar algunas cucharadas de vinagre de manzana con suficiente agua tibia, y luego procurar tomar de tres a cuatro vasos al día para observar resultados.

Para ver mejorías debemos ser constantes

Es sumamente importante tomar en cuenta que para que los remedios caseros funcionen al ciento por ciento es necesario que los apliquemos diariamente y de la manera adecuada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *