Remedios Caseros

Remedios caseros para el mal aliento

Combatir esta desagradable afección es posible, tan sólo necesitamos tener a disposición productos o alimentos que solemos tener en el hogar. Las causas del mal aliento son muchas, por eso es importante estar al tanto de nuestra salud bucal, tomar en cuenta el tipo de alimentación que llevamos (que influye mucho), y por supuesto, asistir a nuestro especialista u odontólogo regularmente, para prevenir este tipo de cuestiones que más allá de representar una posible anomalía bucal o estomacal, pueden hacernos pasar un mal rato.

Sin duda hoy en día existen muchos remedios caseros que podemos aplicar para combatir el mal aliento, todo dependerá de nuestra disposición y de escoger el que más nos convenga o nos inspire más confianza.

Aplicar bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio se encarga de eliminar todas aquellas bacterias que puedan estar causando el mal aliento. Posee muchas propiedades que seguramente harán efecto en unas semanas, solo hay que tener paciencia. El tratamiento consiste en humedecer el cepillo de dientes en una mezcla de agua con bicarbonato (poca cantidad), para proceder a cepillar la lengua y las encías con movimientos leves, de manera de aplicar el producto sin causar algún daño o molestia; finalmente enjuagar.

Enjuague con jugo de limón

El limón siempre será una buena opción, gracias a todas las vitaminas y minerales que tiene, y que resultan ser sumamente beneficiosos en la mayoría de los tratamientos naturales. Su método de acción es tan efectivo que puede combatir las bacterias bucales en tan solo unos días.

Lo ideal, es enjuagarse la boca con agua y una cucharadita de zumo de limón, aproximadamente por 2 minutos al día, sea en la mañana o en la noche, procurando no abusar de este fuerte cítrico y evitando su uso prolongado.

Enjuague con vinagre de manzana

El ácido acético del vinagre de manzana sirve para erradicar el problema principal en estos casos, es decir, las bacterias y microorganismos que están afectando nuestra salud bucal. El tratamiento es muy sencillo, si tienes el vinagre a la mano, puedes empezar inmediatamente con el proceso de enjuague, que no debe durar más de 2 minutos diarios hasta notar mejoría.

Tomar infusiones

Si descubriste que más allá de tener mal aliento, padeces de un problema estomacal, es necesario que trates de atacarlo internamente, por eso te aconsejamos que empieces a tomar infusiones de hierbas como la manzanilla, el romero o el hinojo, que poco a poco pueden ir mejorando el comportamiento de tu sistema digestivo, lo que se verá reflejado claramente en tu aliento.

Masticar apio

Resulta muy útil y práctico al momento, ya que neutraliza los sabores del paladar y da un toque de frescura en la boca, además de erradicar el mal aliento a la larga. Lo recomendable es masticar el tallo del apio después de comer, y como es una planta que no posee fuertes componentes de acción que pudieran ser dañinos, se puede utilizar de esta forma por tiempos prolongados sin mayor problema. Sin embargo, es importante conocer nuestro cuerpo y saber qué nos puede afectar y qué no.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *